El botiquín perfecto para nuestro coche

El botiquín perfecto para nuestro coche

En Shepron somos expertos en seguridad vial y queremos ayudar a nuestros lectores para que ninguna situación, por difícil que ésta sea, pueda cogerles desapercibidos. Por esta razón, esta semana os presentamos algunas ideas para confeccionar el botiquín perfecto, capaz de darnos apoyo en caso de siniestro.

1 Si hay un elemento clave que todo botiquín necesita, ése son sin duda los desinfectantes. Los casos que implican heridas abiertas son los más peligrosos y que precisarán limpiar la zona rápidamente para evitar infecciones. En caso de que la herida sea grave, quizá sea conveniente tratar de cortar la hemorragia primero, y no emplear el desinfectante si no estamos seguros de su conveniencia.

2 Una manta térmica puede ser más que útil, sobre todo en determinadas latitudes que implican frío intenso en invierno. Por unos 5 euros la unidad, una manta de este tipo nos hace visibles en cualquier circunstancia y ayuda a los heridos a sentirse confortables mientras se solucionan los problemas.

3 Los vendajes son claves en el botiquín de un coche, pues nos sirven para detener algunas hemorragias y entablillar posibles esguinces y luxaciones. Su precio es económico, mucho, si se lo compara con lo que podría significar no tenerlas en un momento de necesidad.

4 Unas buenas tijeras podrían parecer innecesarias, pero son más que útiles en caso de que existan heridas que requieran cortar vendajes, o simplemente la ropa del herido. Las tijeras ideales que transportar en nuestro vehículo tendrán la punta roma y estarán fabricadas en metal.

5 Una linterna es el elemento en el que nunca pensamos cuando confeccionamos un botiquín y que, sin embargo, acabamos necesitando más que muchos otros. Esto se debe a que el riesgo de problemas o accidentes aumenta con baja visibilidad, por lo que es más probable que necesitemos una linterna en caso de problemas.

6 Los calmantes o analgésicos pueden sacarnos de pequeños apuros, como dolores de cabeza momentáneos o pequeñas contusiones que nos produzcan ligeros dolores. Los más comunes incluyen los principios activos del ibuprofeno o paracetamol, y en su versión marca blanca no deberían costar más de 2 euros.

7 En caso de que vaya a realizarse un viaje largo, quizá sea conveniente añadir biodraminas, travelminas o algún otro medicamento contra el mareo, un consejo más útil aún si viajamos con niños. Su precio no llega a los 5 euros en un formato pequeño y su caducidad sobrepasa el año de duración.

8 Antihistamínicos es una solución que deberemos incorporar, sobre todo en caso de que viajemos acompañados por personas que padezcan alergias graves.

9 Puede ser muy interesante incorporar pomadas o tratamientos de uso tópico que puedan ayudarnos en caso de inflamación de una extremidad por un golpe o para aliviar contracturas musculares. Estas pomadas tienen un coste bajo y proporcionan alivio rápido en caso de que debamos conducir. Con todo, es importante leer las posibles contraindicaciones y seguir los consejos de uso al pie de la letra, ya que algunos medicamentos pueden mermar las habilidades de conducción.

10 Las gasas son clave en momentos en los que se producen quemaduras o heridas superficiales. Cuando estas ocurren y no son graves, lo mejor es desinfectarlas y taparlas empleando gasas especiales. Es importante conservarlas en un lugar apropiado y conservadas en su embalaje original, que las protege esterilizadas, listas para su uso.

11 Un jabón rápido puede limpiar nuestras manos o heridas de forma rápida y sin dejar rastro en cuestión de segundos. Su utilidad nunca está de más, incluso para limpiar nuestras manos tras un día conduciendo. Su precio en pequeños envases apenas llega a los 2 euros.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *