El cinturón de seguridad en los autobuses escolares

El autobús es uno de los medios más seguros para viajar y el más utilizado por los menores para desplazarse al centro escolar, según los datos proporcionados por la Dirección General de Tráfico. En España, cerca de 17.000 autobuses (un 40 por ciento de la flota privada) realiza servicios de transporte escolar.

El transporte de menores tiene una especial relevancia debido a la inseguridad de sus usuarios, que cada vez son de edades más tempranas. El Real Decreto 443/2001 de 27 de Abril establece las condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, donde se tratan aspectos relacionados con la antigüedad de la flota de autobuses, la inspección de los mismos, sus características.

El objetivo es conseguir que los trayectos cotidianos se hagan con las mayores garantías de seguridad posibles y, en este sentido, los padres o tutores de los menores tienen también una gran responsabilidad, ya que son los primeros responsables de la seguridad de sus hijos y deben comprobar que se cumple la normativa y exigir autobuses con dispositivos de retención de menores homologados.

La Directiva Comunitaria establece que desde octubre de 2007 todos los autobuses deben llevar instalados cinturones de seguridad. Se trata de un elemento útil y necesario y hoy en día nadie lo cuestiona, pues es un hecho que llevar puesto este dispositivo de seguridad salva vidas, tanto en vehículos como autobuses.

Si la figura de los padres es importante, no debemos olvidar la relevancia del acompañante, que vela por la seguridad de los menores que viajan en autobús. Su presencia es obligatoria en los transportes públicos escolares, en donde al menos una tercera parte de los pasajeros tenga una edad menor a 16 años, y siempre que se transporte a menores con algún tipo de discapacidad.

Datos de interés

  • Un menor sin retención multiplica por cinco las posibilidades de sufrir lesiones mortales.
  • Nueve de cada diez lesiones infantiles, graves o mortales, podrían haberse evitado utilizando este dispositivo de retención.
  • El 90 por ciento de los accidentes ocurren en el momento de subida o bajada del vehículo, siendo la mayoría de ellos atropellos por distracción.

Dando cumplimiento a la normativa europea, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia financió, a través de la Consejería de Obras Públicas y Ordenación del Territorio, la instalación de cinturones de seguridad en la flota de transporte escolar.

El Plan para la Seguridad Infantil en Autobuses Públicos y Privados supuso una inversión de 2,3 millones de euros a lo largo de cuatro años y, según indicaron responsables de la Administración pública, benefició a un total de 700 autobuses.

 El objetivo prioritario de esta iniciativa liderada por la Entidad Pública del Transporte de la Región de Murcia fue dar respuesta a las demandas de los padres y madres, y garantizar el derecho a una movilidad segura y de calidad tanto en los servicios transporte de uso general como en los de uso especial dirigidos a los escolares.

Además de las ayudas públicas para la readaptación de la flota de autobuses, la Administración debe garantizar un entorno escolar seguro, con señalización vertical visible en el entorno de los centros educativos, marcas viales adecuadas, iluminación correcta de los accesos y señalización semafórica en el caso de ser necesario.

Es necesario valorar la necesidad de nuevos pasos de peatones y reubicar, si fuera necesario, el esquema viario (elementos como contenedores o zonas de aparcamiento) para mejorar la visibilidad de los escolares. Asimismo, la Administración debe establecer medidas de seguridad en la parada del autobús escolar y solicitar la presencia de un agente de circulación en momentos de tránsito peatonal y de vehículos elevado.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *