El precio del carburante, a debate

¿Por qué cuando el precio del petróleo cae en picado los carburantes apenas lo reflejan? ¿Y por qué cuando el crudo se dispara se traslada casi automáticamente a las tarifas que marcan las gasolineras? Los profesionales del sector del transporte en España han asumido durante estos últimos años los progresivos incrementos del precio de la gasolina, con la consiguiente pérdida de poder adquisitivo y la destrucción de empleo. Sin embargo, ahora que el petróleo ha caído, los surtidores permanecen impasibles y la variación en el precio es mínima.

 

¿Cuál es el sector productivo más afectado por esta realidad? El formado por transportistas de carga y de pasajeros, taxistas y trabajadores de empresas de logística, profesionales cuya jornada laboral tiene lugar en la carretera.

 

Según las patronales del sector del transporte, el 85% de las mercancías y el 60% de los pasajeros de transporte público se trasladan movidos por gasóleo, lo que los hace extremadamente sensibles a las políticas económicas que afectan al precio de los combustibles. El elevado precio también afecta seriamente la estructura de costes de otros sectores como el aéreo, la agricultura o la ganadería.
Aunque el precio del combustible ha disminuido en las últimas semanas como consecuencia de la considerable caída del precio del petróleo, su descenso ha sido mucho menor que el del oro negro. Mientras el crudo se ha dejado el 40 por ciento desde junio, la gasolina y el gasóleo sólo han retrocedido el 14 por ciento, según señala el experto en finanzas Jorge Chamizo.

 

Ante esta situación, el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, ha anunciado recientemente una iniciativa ante el Parlamento para que la ley obligue a que el precio de la gasolina baje de forma equivalente al del crudo y que se limite el negocio de las tres grandes compañías que dominan el mercado en la actualidad, según informa la agencia EFE.

 

Se trataría de reformar la Ley de Hidrocarburos para garantizar que los precios de la gasolina y el gasóleo "suban o bajen en la misma proporción y a la misma velocidad que el precio del crudo, y eso ahora mismo en España no está ocurriendo" en perjuicio de los autónomos, transportistas y usuarios. Con la medida planteada, pretenden corregir el comportamiento que tiene el actual mercado: cuando sube el precio del crudo, aumenta como un cohete el de la gasolina, pero cuando baja, el descenso de los precios de la gasolina es mínimo.

 

Gasolina más cara que en Europa

El precio de la gasolina antes de impuestos en España es 5 ó 6 céntimos de euro mayor que la media de la UE, de acuerdo con los datos ofrecidos por el PSOE y recogidos por la agencia EFE. Esto supone un aumento del 30% del coste de explotación para los transportistas.

 

Los transportistas han trasladado a Sánchez que el problema del precio de la gasolina y su menor descenso en comparación con el del crudo se arrastra desde los años 90, sin que se hayan adoptado medidas para impedirlo.

 

La propuesta del PSOE se formalizará en febrero, cuando se reanude la actividad parlamentaria, sobre la base del texto que en este ámbito presentó en el Congreso la anterior dirección del partido en 2013.

 

Otra medida que demanda la oposición es que se conozcan los contratos de suministro en exclusividad a las gasolineras y que el organismo regulador haga un mayor control de ellos.

 

El debate sobre el precio del carburante sigue abierto y el sector del transporte por carretera es el más afectado por una política de precios que parece jugar en contra de los intereses de los profesionales del sector en nuestro país.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *