Gasolineras sin trabajadores, el debate está servido

Las últimas informaciones publicadas recogen que el próximo 31 de enero entrará en vigor en la Región de Murcia una orden de la Consejería de Industria, Turismo e Innovación por la que se da el visto bueno a las gasolineras desatendidas, es decir, sin trabajadores. Este nuevo modelo de estaciones de servicio que se está promocionando desde el Gobierno autonómico cuenta con varios agentes detractores, no sólo en lo relativo a la destrucción de empleo sino también por el perjuicio que se causaría al colectivo de personas que padecen discapacidad.

 

En nuestro país ya existen gasolineras ‘fantasma’ o desatendidas. En concreto se calcula que un 10 por ciento de las estaciones de servicio (unas mil) no cuentan con ningún trabajador. En la Región de Murcia se estima que existen alrededor de una veintena de gasolineras de este tipo y lo cierto es que cada vez van a más.

 

Pero, valorando tanto los pros (un beneficio potencial mayor para los propietarios y combustibles más económicos para los usuarios) y los contras (destrucción de puestos de trabajo) destaca una realidad innegable: este tipo de modelo productivo favorece la discriminación, ya que las personas con algún tipo de discapacidad física o movilidad reducida no podrán repostar en este tipo de estaciones de servicio, agravando aún más los problemas de accesibilidad a los que se enfrentan aquellas personas que no pueden salir de su vehículo de forma autónoma.

 

Riesgos para los usuarios

Por otra parte, el hecho de que nadie esté al cargo del control y manejo de los surtidores y sepa cómo actuar en caso de que se produzca un derrame de la gasolina también supone un peligro potencial para los usuarios que, por otra parte, no podrán dar solicitar ayuda en estación de servicio en el caso de producirse una avería ni reclamar ante nadie si se da un error en el repostaje o el cobro, ya que tampoco será posible presentar una hoja de reclamaciones ni solicitar factura. Otro riesgo existente en dichas instalaciones son los posibles incumplimientos en materia de medidas de extinción de incendios o sistema de descarga de cisternas.

 

Al menos un empleado

Autonomías como Andalucía, Castilla-La Mancha, Navarra o Cantabria, entre otras, han incluido en sus respectivas legislaciones que este tipo de estaciones cuenten, al menos, con un trabajador que pueda atender a los clientes y esté al cargo de los posibles imprevistos que pudieran producirse.

 

Desde los sindicatos se denuncia que este modelo de negocio en auge supone un perjuicio para los usuarios, ya que la automatización de los servicios trae consigo una inevitable destrucción de puestos de trabajo, en un país ya de por sí castigado por unos altísimos niveles de desempleo.

 

También la patronal de vendedores de carburante ha hecho un frente común frente a las gasolineras sin trabajadores que solo cuentan entre sus instalaciones con surtidores y el cajero para pagar, ya que consideran que podría tratarse de un caso de competencia desleal. La patronal pone de manifiesto que el hecho de no contar con una plantilla de empleados y no ofrecer servicios añadidos como la tienda, les reporta un importante ahorro de costes que les permite bajar los precios del carburante.

 

En concreto, para el sindicato CCOO de Industria de la Región de Murcia el respaldo autonómico a este tipo de gasolineras podría vulnerar los requisitos de seguridad del artículo 43 de la Ley 34/1998 de 7 de octubre, del sector de hidrocarburos; así como la seguridad y los derechos de los usuarios que se establecen en el artículo número 8 del Decreto 1/2007, de 16 de noviembre.

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *