Innovación al servicio de los combustibles limpios

La sostenibilidad ha dejado de ser una horizonte al que aspirar para convertirse en una responsabilidad inherente al trabajo que desarrollan empresas e instituciones. Crece el presupuesto destinado a la innovación de la misma forma que aumenta la preocupación social por el medio ambiente.

La apuesta por un futuro sostenible en el que las energías verdes y los carburantes limpios adquieren un papel protagonista es una reivindicación compartida por distintos países. Está claro que la causa medioambiental tiene cada día más adeptos y las grandes corporaciones, como parte de su estrategia de Responsabilidad Social Corporativa, están inmersas en una carrera de innovación sostenible que se materializa en grandes avances en la lucha contra la emisión de CO2 y el ahorro energético.

El sector de la automoción no se queda atrás y, a lo largo de los últimos años, ha desarrollado grandes avances en lo que a carburantes limpios de refiere. Se trata, por un lado, de dar respuesta a esta demanda social y, por otro, garantizar la sostenibilidad de la automoción ante la posible escasez de suministro. Los combustibles limpios -y la independencia energética que prometen frente a los combustibles fósiles- son la llave que abre el desarrollo de nuevas industrias en el sector de los carburantes.

 

Gasolineras eléctricas

Los coches eléctricos todavía no tienen la aceptación esperada en el continente Europeo. Los conductores que apuestan por este tipo de vehículos limpios son todavía minoría. Para fomentar su implantación, la Unión Europea ha desarrollado una estrategia que pretende aumentar el número de gasolineras eléctricas en los distintos países miembro.

Actualmente, existen pocas estaciones con enchufes específicos para este tipo de vehículos. Con todo, nuestro país es uno de los líderes europeos en lo que a puntos de recarga se refiere (un total de 1.356 según las cifras oficiales publicadas en el año 2011), junto a Alemania, Francia, Reino Unido y los Países Bajos. Lo cierto es que los modelos híbridos (mitad eléctricos, mitad convencionales) si que están teniendo una mayor aceptación y cada vez son más los conductores españoles que apuestan por este tipo de vehículos.

Además de los vehículos eléctricos, la Unión Europea busca incentivar el uso de otras alternativas limpias, como el gas natural y el hidrógeno, como veremos a continuación.

 

Gas natural

Desde utilitarios hasta autobuses, trailers, trenes, embarcaciones y hasta aviones. El gas natural da el salto desde nuestras cocinas hasta nuestros medios de transporte y ya son muchos los que lo califican como el combustible del futuro.

Su principal ventaja: puede emplearse en coches convencionales (tanto diésel como de gasolina) mediante un proceso de transformación del automóvil, a través de la conversión de las instalaciones internas. Económicamente también resulta bastante rentable, ya que es más barato que los otros dos carburantes. Los defensores del medio ambiente también miran lo miran con buenos ojos, ya que su uso genera menores emisiones de CO2 a la atmósfera.

Lo cierto es que el gas natural para vehículos se está consolidando de forma lenta, pero segura, ya que incluso multiplica por tres la autonomía del vehículo, alcanzando hasta los kilómetros. Si tenemos en cuenta su bajo coste (cuesta más o menos la mitad que la gasolina) y que las reservas de gas son mucho más abundantes que las de petróleo (en nuestro país ambos son casi inexistentes), este tipo de combustible se presenta como una alternativa sólida y con futuro.

 

El hidrógeno ya está aquí

Por último, debemos prestar atención al hidrógeno, un tipo de combustible que puede revolucionar la automoción tal y como la conocemos hoy en día. A partir de una pila de combustible, y mediante su combinación con el oxígeno, este elemento es capaz de generar electricidad. El único residuo que se genera es vapor de agua. En la actualidad, países como Alemania, Dinamarca e Italia cuentan con numerosas estaciones de servicio para repostar hidrógeno, aunque en muchas de ellas el acceso al público general está restringido.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *