Radares en cascada, la última innovación de la DGT

Radares en cascada, la última innovación de la DGT

El exceso de velocidad en calles, autopistas y carreteras españolas se ha convertido en uno de los principales problemas que la DGT enfrenta diariamente, debido a que los conductores ya conocen la ubicación de los radares que detectan el exceso de velocidad y frenan al momento de acercarse a estos, dichos radares se han vuelto poco efectivos.

En pro de evitar que los conductores evadan las multas correspondientes por sobrepasar el límite de velocidad la DGT está utilizando un sistema innovador, se trata de los radares en cascada, aprenda un poco más acerca de estos artefactos.

¿De qué se trata los radares en cascada?

Se trata de un sistema sencillo utilizado para engañara los conductores más perspicaces que consideran que con la frenada antes de llegar al radar pueden evitar la infracción, por ello la DGT emplea los radares en cascada que no es más que colocar un radar fijo y a unos kilómetros de este un radar móvil.

Colocando ambos radares próximos la DGT pretende atrapar a los conductores que frenan al llegar al primer radar, por supuesto el objetivo principal es disminuir las alarmantes cifras de accidentes de transito por exceso de velocidad que diariamente ocurren en todo el territorio nacional.

Un proyecto ideado para momentos específicos.

Los radares en cascada han sido probados en la Comunidad Foral de Navarra, fueron implementaos en el operativo de semana santa para disminuir los excesos de velocidad y las evasiones de las multas.

Se presume que el proyecto será implementado en otras áreas de España, sin embargo se presume que su uso será para momentos específicos, por ejemplo temporadas vacacionales, que suelen ser los momentos donde los conductores acostumbran a exceder los límites de velocidad.

Combinación de radares contra el exceso de velocidad.

La DGT ha intentado durante años concienciar a los conductores sobre sus responsabilidades cuando se encuentran al volante, para ello ha implementado múltiples campañas donde explican y muestran las consecuencias de unos minutos de exceso de velocidad.

Pero en vista de la poca respuesta positiva la combinación de los radares de velocidad pretende poner fin a esta problemática, el hecho de que los conductores acostumbrados a frenar al aproximarse a los radares vuelvan a aumentar la velocidad al pasarlos y que haya otro radar esperándolos puede contribuir a que esta práctica disminuya considerablemente.

Luego de analizarse los resultados estos radares en cascadas se implementarán con mayor frecuencia en todo el territorio.

One Response

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *